Los Suns cayeron ante los Bulls. Más allá del resultado ¿necesita este núcleo a Pau Gasol?

Publicado el 05 de Febrero del 2014 | Autor: gcontreras

PHOENIX, Arizona - Los fans de los Chicago Bulls llegaron temprano, como si hubieran tenido que luchar contra el frío y el transporte público para llegar a tiempo al salto inicial. Unos 30 minutos antes de que comenzara el partido, se agolparon alrededor del túnel visitante para ver una práctica de tiros de Derrick Rose. Hacían más número que los fans de los Suns.

Los Bulls no han perdido en Phoenix desde el 15 de noviembre de 2007, pero al igual que los fans de los Suns, el equipo del entrenador Jeff Hornacek finalmente apareció. Sin embargo, fue demasiado tarde. Phoenix cayó 101-92 el martes contra un equipo irritable de Chicago que jugaba por el orgullo después de los golpes al cuerpo que había recibido ante los Sacramento Kings el día anterior.

A esta altura de la temporada, los Suns (29-19) les darán crédito a sus oponentes pero no aceptarán una derrota, aún con un plantel que presenta una alineación titular con Gerald Green, P.J. Tucker y Miles Plumlee. Phoenix ha pasado de refutar a los escépticos a aceptar lo que parece ser -- un equipo de playoffs.

"Si estamos tratando de ser lo que creemos que somos y lo que podemos ser, tenemos que producir y salir a hacer lo que nos piden los entrenadores", dijo Channing Frye, alero de los Suns.

Puede que sea una buena señal que los jugadores de los Suns se hagan responsables y defiendan al cuerpo técnico que les transmitió un mensaje antes de que comenzara la temporada. Cuando el equipo envió a Marcin Gortat a los Washington Wizards, Hornacek les aseguró a los Suns que no se encontraban en modo de derrumbe, y les dijo que tenían toda la intención de competir. Predicar es fácil, pero la predicación se ha transformado en compromiso.

"Perdemos un partido y están molestos, irritados", dijo Hornacek sobre su equipo.

Y vaya si lo estuvieron el martes.

Los Suns quedaron debajo de las pantallas que permitieron que el base de reserva de los Bulls, D.J. Augustin, clavara dos de sus dolorosos triples. Perdieron 21 balones. Se marchitaron en defensa al principio del juego y recogieron tres faltas técnicas, dos de las cuales fueron por discutir faltas.

"Tenemos que mirarnos al espejo y decir, 'Bien, hice todo lo que pude'", comentó Goran Dragic, quien fue uno de los acreedores de las faltas técnicas de los Suns. "Pero esta noche no puedo ir ahí y mirarme a la cara porque no hice todo lo necesario. Eso es culpa nuestra, no del entrenador".

La derrota ante la experimentada escuadra de los Bulls podía sumarse al elefante en la sala: ¿Qué tan lejos puede llegar un equipo de inadaptados? Si la postemporada está en las cartas, ¿cómo podrán prosperar los Suns una vez que lleguen ahí? Los rumores de intercambio en torno a Pau Gasol, por más activos o inactivos que hayan estado el martes por la noche, hicieron esa misma pregunta. Los Suns acertaron el 39 por ciento de sus tiros contra los Bulls, pero ciertamente tuvieron problemas para lanzar triples limpios sin una amenaza en el poste.

Los puntos en la pintura han llegado con facilidad esta temporada cuando los escoltas atacaban, pero a mitad de cancha, los puntos suelen desaparecer. Los Suns terminaron con 30 puntos en la pintura el martes y habrían estado peor de no haber sumado 17 en oportunidades de contraataque.

"No nos permitieron ejecutar nuestra acción", dijo Dragic. "Anulaban a nuestros grandotes cuando intentaban pasar a los escoltas. Simplemente era difícil pasar, luego cortar".

¿Gasol podría ayudar? Tal vez, pero éste no es un grupo que crea necesitar ayuda. Los Suns ni siquiera han utilizado la ausencia del base lesionado Eric Bledsoe como excusa.

Dragic es una de las razones por las que hemos llegado a esta conversación. Acababa de ser nombrado Jugador de la Semana de la Conferencia Oeste tras haber lanzado con una efectividad del 63.9 por ciento y haber promediado 26.8 puntos en apenas 29.3 minutos en cuatro victorias de Phoenix. Contra los Bulls, sus primeros dos disparos fueron completamente errados y arrancó con un acierto en seis intentos de campo, pero luego metió ocho de nueve para terminar con 24 puntos.

No hay tabla de posiciones de playoffs publicadas en los vestidores de los Suns por diseño. La motivación está ahí. Y hasta que se apilen las derrotas como la que sufrieron contra los Bulls, Hornacek cree que su equipo puede ganar, como está.

"Probablemente por cómo arrancamos la campaña, creo que la expectativa era, 'Ah, van a quedarse atrás. Van a volver a la tierra'. Y en realidad eso no ha sucedido", dijo Hornacek antes del partido, y luego propuso la simple idea que ha convertido esta versión de los Suns en un obstáculo tan peligroso para los equipos contrarios -- al menos fuera de los Bulls: "Entonces, ¿por qué no?"


Deja tu comentario